JORNADA DE REFLEXIÓN · Hay que ser español para ser un catalán independiente

 

 

APUNTES SOBRE LA DEMOCRACIA DE CARA AL REFERÉNDUM DEL 1 DE OCTUBRE DE 2017 POR LA INDEPENDENCIA DE CATALUNYA

Barcelona. 30 de septiembre de 2017.

I. Hay que ser español para poder ser un catalán independiente
II. España para los españoles, Catalunya para los catalanes. ¿Y el resto?
III. Un voto real en un referéndum real en una democracia real

*

I. Hay que ser español para poder ser un catalán independiente

La última vez que me detuve a hablar con un miembro de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), saliendo de la estación de metro Fabra i Puig en Barcelona, me dijo prácticamente lo mismo que ya me habían dicho otros miembros de la ANC en anteriores ocasiones: los inmigrantes no podrán votar en el referéndum, pero os irá mejor en una Catalunya independiente. Si lo pasáis mal ahora, es por culpa de la Ley de Extranjería, específicó, y ésta es del Estado español. Ese señor con el que hablé, además me preguntó cuántos años llevaba yo viviendo aquí. “Si llevas más de diez años aquí, ¿por qué no te sacas la nacionalidad española ya?”. Os imaginaréis lo perpleja que me quedé cuando un catalán que pretende mejorar mis condiciones de vida, me manda a hacerme la nacionalidad con el Estado al que acaba de acusar del causante de todas mis desgracias.

Así las cosas.

Los inmigrantes extracomunitarios en España y Catalunya vivimos en el fuego cruzado. A veces somos los que levantamos esta tierra, haciendo el trabajo duro que, todos sabemos, nadie quiere -o nadie quería hasta que hubo crisis y de repente ya todos querían limpiar casas y cuidar ancianos enfermos-. Otras veces somos la mayor preocupación de la ciudadanía, ya que con nuestras costumbres de “bad hombres” como bien nos llamó Trump, venimos a desestablizar la tranquila y civilizada convivencia de los nacidos en el Primer Mundo.

Así las cosas.

Los inmigrantes extracomunitarios tenemos que cumplir una serie de reglas y requisitos para renovar nuestros carnets de residencia cada tantos años. Los que “más fácil” lo tenemos, somos los de las excolonias españolas. Nosotros adquirimos el derecho a solicitar la nacionalidad española tras dos años de residencia y trabajo en el territorio español. Importante aclarar que esto no significa que te la den. Repito: se adquiere el derecho a solicitarla, que es básicamente el derecho a pedir una “cita previa”. Por su parte, los ciudadanos de otros territorios fuera de la UE tienen que esperar para obtener el derecho a solicitar la cita previa muchos años más. Animaos a conversar con vuestros vecinos chinos, senegaleses, turcos o pakistaníes. Luego, haced cuentas sobre todo lo que uno puede cambiar, hacer y deshacer en esa cantidad de años, mismos que se pueden resumir en la frase “toda una vida”. Así que, mientras vamos sumando derechos de a poquito, los inmigrantes tenemos que cumplir toda la serie de obligaciones que tienen los ciudadanos con pasaporte español; aunque con consecuencias más graves si quebrantamos esas leyes, por supuesto.

La cosa es que, a pesar de que, desde la organización del referéndum del 1° de octubre parecen tener muy claras las injusticias y desigualdades de la Ley de Extranjería española, los años de residencia y trabajo continuado en territorio catalán no están siendo considerados para la participación. Como requisitos para votar hay que tener el pasaporte español (vuelta a la ironía) y tener “condición política de catalán”. ¿A qué se refiere esto? Hasta donde se nos ha explicado por parte de la organización, podría votar una persona de nacionalidad española y empadronada en Catalunya. Así que, ejemplificando, una persona española empadronada desde hace un año en Barcelona, tendría más derecho a decidir sobre el futuro de Catalunya que yo, que llevo más de diez años aquí. Esto me lleva a concluir que, si es que acaso hubo alguien de PDeCAT, ERC, CUP, ANC u Òmnium Cultural, a quien se le ocurrió poner la condición política de inmigrante en Catalunya sobre la mesa, seguramente recibió las mismas respuestas que yo:

a. Ya lo decidiremos cuando nos independicemos.

b. Que se saquen la nacionalidad española.

 

II. España para los españoles, Catalunya para los catalanes. ¿Y el resto?

En mi opinión, este procés se resume en “España para los españoles” y “Catalunya para los catalanes”. También en mi opinión, las naciones y los pueblos tienen el derecho a su autodeterminación. Y creo también, en la democracia, a pesar de que su perfección sea tan imposible de alcanzar como, digamos, para un periodista la completa objetividad. No obstante, su búsqueda debe estar siempre presente, debe ser un objetivo permanente, especialmente a la hora de plantear cuestiones de participación social. Como un referéndum.

Sigue leyendo

Anuncios

SUSANA CLERICI (PP): “SE ESTÁ ESCONDIENDO LA MALA GESTIÓN DEBAJO DE LA BANDERA”

Publicado en De Política, Historia y otros Superhéroes

Si hay un partido que se opone con claridad y firmeza a que Catalunya se separe de España es el Partido Popular (PP). Desde los desafortunados comentarios del Ministro de Educación sobre la importancia de “españolizar” Catalunya, pasando por el “España no es viable sin Catalunya” del Ministro de Justicia. Esta misma semana, el Presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, anunció en Barcelona que “nadie va a sacar a Cataluña ni de España ni de Europa”.

Desde diferentes medios, el PP ha anunciado los riesgos de que Catalunya se independice, sobre todo en materia de tratados internacionales. Como siempre, en este proceso, el colectivo inmigrante sería el más afectado. Susana Clerici, responsable de Inmigración del PP ha alertado de las posibles pérdidas de tarjetas de residencia, la invalidación de títulos homologados, estancamiento de procesos de nacionalidad, e incluso, lo que pasaría con las cotizaciones a la Seguridad Social. Ante este panorama separatista el PP tiene una única propuesta: quedarse en España.

Susana Clerici es abogada. Nació en Argentina, hace 20 años que vive en Catalunya y 13 que milita en el PP. Desde hace 4 años se encarga de la Secretaría de Inmigración, un colectivo al cual el partido no le prestaba atención hasta que la actual candidata a la Presidencia de la Generalitat, Alicia Sánchez-Camacho, lo dirige. Su tarea es llevar con claridad su mensaje de integración y reforzar los lazos de España con los latinoamericanos. Ha sido concejala en Sant Andreu de Llavaneras durante 3 legislaturas, donde ha sufrido discriminación por su origen. “A mí me han dicho que los del PP son unos xenófobos. Y yo contesto: ¡pero si la del PP soy yo!”, comenta. A pesar de que habla catalán, denuncia la imposición que se hace de esta lengua y la división en ciudadanos de primera o segunda categoría por el idioma. Considera que el debate independentista es una cortina de humo para tapar la mala gestión de CIU.

Lee la entrevista completa en

MONTERRAT TORRES (ERC): “HAY UN RACISMO EXPLÍCITO EN LA LEY DE EXTRANJERÍA”

Publicado en De Política, Historia y otros Superhéroes

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) es el único partido político catalán que siempre ha incluido el tema de la independencia en su programa electoral. Es uno de los más antiguos. Existe desde 1931 y de sus filas han surgido personajes que ahora ilustran la Historia de Catalunya y de España como Francesc Macià, Lluís Companys o Josep Tarradellas. En las elecciones del próximo domingo, tiene grandes oportunidades de convertirse en la segunda fuerza política en el Parlament. Esto dejaría en claro que, a pesar de las diferencias ideológicas, el pueblo buscaría ser gobernado por quienes le garanticen la búsqueda del Estado Propio.

Montserrat Torres ocupa desde febrero de este año la Presidencia de la Sectorial de Políticas de Inmigración de ERC. Proviene del mundo asociativo y tiene 13 años trabajando en temas de inmigración, sobre todo en la educación de niños y adolescentes. Se unió al partido desde que Oriol Amoròs tomó las riendas de la inmigración porque creyó que hasta ese momento, no se trabajaban correctamente estos temas desde ningún partido.

Actualmente busca integrar al colectivo extracomunitario en el proyecto de la Catalunya independiente de su partido. Denuncia no sólo desde lo político, sino desde lo personal (está casada con una persona de origen árabe), la creciente islamofobia en el Estado español. Cree que el referéndum no debe dar miedo ya que sería una muestra de que la Democracia goza de buena salud. A pesar de que asegura que el colectivo inmigrante no podrá votar en dicho referéndum, cree que es importante tomar en cuenta la opinión de todos los residentes de la futura República de Catalunya.

Lee la entrevista completa en

 

JUAN CARLOS VILLAMIZAR (ICV): “EL MODELO DE CIU ES EL MODELO DE UNA BURGUESÍA NACIONAL”

Publicado en De Política, Historia y otros Superhéroes

A la izquierda todavía se le culpa del hundimiento del país. Quizá ya no se le culpa de la crisis porque hemos aprendido que la crisis era un mal mundial que no podríamos evitar. Sin embargo, la izquierda sigue cargando la responsabilidad de no haber sabido gestionar los recursos del país para prever una situación de miseria como la que cada día carcome a España.

En Catalunya, el partido Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) ha salido el mejor parado de su coalición en la repartición de las culpas. Los sentimientos son encontrados y varían entre la credibilidad y la decepción.

En los próximos comicios, los verdes cargan con la responsabilidad de hacer una oposición real (o según algunos analistas, mantener la oposición real que han demostrado hacer). Pero sobre todo, defender, ante todo, los derechos básicos de la población: vivienda, salud, educación, alimento y derecho al voto. Indistintamente si el voto sirve para la independencia o para castigar a un partido. Pero sobre todo, independientemente del país de origen del votante.

Juan Carlos Villamizar combina su trabajo como consultor con la coordinadoción del Ámbito de Inmigración de ICV. Aspira a convertirse en diputado ocupando el puesto número 16 en las listas del partido. Seguramente no le será suficiente para alcanzar un puesto en el Parlament, ya que las encuestas vaticinan 11 diputados para los verdes. Sin embargo, desde el escaparate que le brinda la candidatura, apuesta por revindicar los derechos de la minoría rezagada. Como latinoamericano de origen, cree que el pueblo catalán tiene el derecho a decidir. Sin embargo, recurre a la Historia para analizar las trampas de un proceso como ése ya que, según dice, a Latinoamérica le ha tomado 200 años para empezar a independizarse de verdad.

Lee la entrevista completa en