¿Residente o visitante? Crónica multicultural del #Cruilla2017

Desde hace algunas semanas colaboro con el portal La Réplica, lo que ha supuesto un lujazo a la vez que una enorme responsabilidad. Mis colaboraciones giran en torno a temas de actualidad relacionados con América Latina. Así bien, anteriormente he escrito sobre el escándalo de espionaje a periodistas y activistas en México. Y sobre las deportaciones masivas de pandilleros de la Mara Salvatrucha a El Salvador.

El día de hoy, me publican una reflexión nacida en el Festival Cruïlla de Barcelona, a partir de un encuentro totalmente inesperado, con Atréve-te-te como música de fondo.

Un fragmento:

Justo cuando Residente comenzó su famosa “Cumbia de los Aburridos” yo ya me había entregado al pasado urbano reciente de América Latina. Mis piernas también. Y en un momento de respiro, escuché: “¿Eres Ale Oseguera?”.

Me sorprendió sobremanera no reconocer el rostro de mi apelante: un chaval joven, moreno, de cabello corto y un poco más alto que yo. “¿Quién eres tú?”, le pregunté. Me contó que me había visto recitar en el CCCB, en el marco del Poetry Slam Barcelona. Que había escuchado mi “poema de la niña”, dijo, y que había comprado mi libro. Que le había encantado. Me dijo que ese poema le recordaba mucho sus raíces. “Yo nací aquí pero mi familia es de Perú”, me contó. Y ese poema, que habla de una joven que corre entre la abundante vegetación de la selva, que corta cocos y mangos, y que cambia lanza por fusil, le recordaba a su madre, a su hermana, a su abuela, y a todas las mujeres que habían luchado para que él pudiera estar hoy ahí, a mi lado, pegando saltos mientras Residente ya cantaba “Esto es una fiesta de locos / pero yo soy el único que no estoy loco”.

La crónica completa aquí: http://lareplica.es/residente-visitante-barcelona-cruilla-cultures/

Lágrimas, sangre y metal: Exquirla en el Festival Cruïlla 2017

Foto de @victrooll

 

Mientras exista debemos aprovechar a Exquirla. Mientras exista; porque esta colaboración entre dos proyectos musicales que parecía que no tenían sitio para hermanarse, no tiene un destino fijo ni propuesta atemporal. Y así como han llegado, inesperadamente, también a ellos les ha llegado inesperadamente la acogida de un público hambriento de sonidos nuevos e intensos.

El grupo madrileño de postrock/postmetal, Toundra, ya tenían un público entregado. Éste se congregó a disfrutarlos hace dos años en el Festival Cruïlla de Barcelona, donde no cesó en ningún momento el headbanging. Este 2017 repitieron con Exquirla en la cita catalana del verano, en donde fueron de nuevo bien recibidos por los seguidores comprometidos con el género que los vio nacer, pero también con sus nuevos adeptos, como yo, que hemos sido enamorados por su cara más poética.

Sigue leyendo