✼ Del modus operandi de la mente de un mosso d’esquadra

Vivimos la auténtica revolución. Corríjanme los expertos, pero, si puedo resumir la Revolución Mexicana en un vulgar y populoso enunciado, la Revolución Mexicana no fue sino una pelea caprichosa de 4 pandillas que no se pudieron nunca poner de acuerdo para organizarse, hasta que terminaron matándose entre todos. Pero al menos, llegaron a los libros de historia-etas.


Ahora resulta que los mossos d’esquadra van a denunciar a los “indignados” de la #acampadabcn que les causaron heridas el día del desalojo encubierto en Plaça Catalunya el 27 de mayo . ¿No sería mejor idea denunciar al conseller de’Interior y los demás secuaces de la Generalitat que apoyaron y elucubraron esta acción?

Al final, el gobierno (sistema) ha tenido lo que quería: enfrentar a las partes de una misma sociedad “indignada”; y en este caso, a las dos que hoy por hoy, constituyen una mayor fuerza en la sociedad: acampados vs. policías.

Afortunadamente para la cabeza orquestadora (el gobierno), estos dos grupos son completamente opuestos en la metodología con la que ejercen su poder. Por una parte los acampados, con la educación y comunicación como armas intangibles, y el pacifismo como lema. Y por otro, un grupo cuya idea de construir un mundo mejor pasa siempre por la fuerza física y el enfrentamiento cuerpo a cuerpo. Lamentablemente, hoy por hoy, las erróneamente llamadas fuerzas “de seguridad” no generan seguridad en los ciudadanos comunes; únicamente en ese pequeño grupo que los dota de armamento letal. Los policías han sido entrenados en la violencia porque el gobierno descubrió en ellos un juguete fácil de usar, renovable inagotablemente (está hecho de humanos), y además bastante efectivo (que no eficiente).

El gobierno de Catalunya supo encontrar el punto de quiebre justo cuando los dos grupos encontraban su punto en común. Por eso, ni el presidente del gobierno español, ni organismos de poder internacional, han condenado contundentemente la represión del 27M. Tan es así, que el mismo ejemplo siguió Francia con la represión de la #frenchrevolution el 29 de mayo en la plaza de la Bastilla.

Divide y vencerás

Las fuerzas policiales encontraron una especie de acuerdo con los indignados justo antes del día de las elecciones municipales de España, el 22 de mayo. Los sindicatos mayoritarios de policías anunciaron que sería un “enorme error” desalojar las plazas el día de la llamada reflexión. No hubo tratados ni firmas, pero la jornada pasó pacíficamente a los libros de Historia como la primera vez que reflexionan masivamente sobre el tema electoral miles y miles de ciudadanos españoles.

Sigue leyendo

✼ (R)EVOLUTION 2011

Los movimientos civiles de principios de siglo, que tanta fuerza adquirieron con Seattle 1999 se quebraron posteriormente por varias causas. Uno de los ataques que le hacen al movimiento a veces llamado “antisistema” “altermundista” “antiglobalización” fue que todas sus partes no se pusieron de acuerdo. Eso fue usado por los detractores de la búsqueda de un nuevo sistema de orden social, y nos separó aún más utilizando lo que ellos sabían que podían explotar contra nosotros: el miedo. La llamada Guerra contra el Terrorismo, que inició EEUU tras los ataques de Nueva York en 2001, es sólo una estrategia de segregación de la sociedad civil. Al separarnos buscamos nuestra supervivencia propia, explotando motivaciones como la desesperación, la avaricia, y el sometimiento en aras de un futuro más seguro para nuestros hijos y nosotros mismos.

Aún compartimos el miedo en común, pero lo que nos ha motivado a salir a la calle es el hartazgo. Dicen por ahí que cuando no tienes nada más que perder, no tienes más miedo. Hay muchas personas actualmente que han perdido el trabajo, o la oportunidad de acceder a uno, sus viviendas en la crisis de las hipotecas, su tranquilidad y estabilidad. ¿Qué más podemos perder? ¿La dignidad?

El hartazgo ha sido uno de los factores principales que ha provocado las acampadas que iniciaron en Madrid y se extendieron a todo el estado español. Las personas nos hemos quedado allí, acampando bajo el sol o bajo las estrellas, bajo el frío o bajo el calor. El punto clímax y clave era resistir el 22-M, un posible desalojo el día anterior para la “reflexión” pre-votaciones. Y ahora, las personas desesperan, empiezan a desilusionarse. Y si no, al menos comienzan a surgir las dudas: ¿hasta cuándo? No en plan fechas concretas, sino ¿hasta dónde queremos llegar? ¿qué deseamos? Y la más importante ¿cómo lo logramos?

Ha quedado claro QUÉ NO QUEREMOS. Y ahora el movimiento 15-M trata de decidir QUÉ QUEREMOS. ¿Será que podemos llegar a un consenso?

Años después de Seattle, de Génova, de Barcelona, espero que como colectivo, como HUMANIDAD, hayamos aprendido la lección: TOLERANCIA Y DIÁLOGO. TODOS: hippies, feministas, islamistas, ecologistas, góticos, amas de casa, niños, profesores, obreros, hombres, mujeres, transexuales, TODOS SOMOS PARTE DE LA DEMOCRACIA. Si no, no es democracia.

Muchos de repente, podemos llegar a perder la fe en nosotros mismos como humanidad. Hemos visto tanta destrucción en nuestro mundo, que a veces no creemos que podemos llegar a cuidarnos entre nosotros mismos y evolucionar hacia mejores seres.

La #spanishrevolution y las diferentes acampadas vuelven a dar luz a una época que se venía viendo un tanto oscura. Así que desde aquí, convoco, invito y espero que NO DEJEMOS QUE NUESTROS VICIOS DESTRUYAN LA (R)EVOLUCIÓN… la que apenas está empezando. No desesperemos, que nos queda mucho por recorrer…  #worldrevolution