Firma de libros – Sant Jordi 2016

POSTER-SANT-JORDIOK

Mi segunda festividad favorita del año será, este 2016, mil veces más especial. Estaré firmando mi libro “Tormenta de Tierra” en el corazón del barrio de Gracia y en las Ramblas.

Dicen que lloverá en Barcelona, pero seguro se refieren a la Tormenta de Tierra. ;)

A las 18:30 recitaré algunos de mis textos en un escenario cerca del Arco de Triunfo.

A todos los que estáis en Barcelona, ¡os invito a pasar a saludarme! Estaré muy contenta de veros :)

 

 

Anuncios

MOSAICO JAZZ TRIO

baner1

Parece un bar guiri y no lo es. Parece frío y no lo es. Parece solitario y no lo estaba. Fui porque el sitio queda cerca de casa. Tenía curiosidad por conocer más de lo que hace Matías Muñoz Parieti, el “pianista feroz” del show poético teatral en el que actúo. Cuando descubrí donde queda el Pas de l’Ensenyança (justo atrás de la Plaça del Ajuntament del pleno centro de Barcelona) me escudé en el “cerca de casa” y en “vas por la música”. Después de varios años viviendo en la zona vieja de Barcelona, alias Guirilandia, ya sabes qué sitios no son aptos para gente como tú, que ya vives acá y que sabes que ese euro de más que te cobran en varios sitios por la birra marca la línea invisible entre el visitante nórdico y tú.

El bar Paraigua me reveló sus entrañas. En realidad fue el mismo Muñoz, que aunque ya pasaba la hora de inicio del concierto cuando llegué, seguía afuera, con sus colegas, en la zona de fumadores. “El concierto es abajo”, me dijo. Asi que descendí la camuflada escalera y entré al corazón de ese bar de paredes macizas y arcos de piedra, espejos profundos y luces rojas, tenues, de bar propicio para el jazz, el blues, y las miradas de complicidad.

Sigue leyendo

SONIDO PARA LOS OJOS: música y videocreación en los tiempos modernos

mural

Volver a los sesenta para mí siempre es un deleite. Cuando estaba en la secundaria un amigo me decía siempre que yo en mi vida anterior había muerto en Tlatelolco en el 68 y que en esta vida estaba condenada a mirar con nostalgia una época que, “no te preocupes”, sí viviste.

El sábado pasado, aturdida de tanto verano durante un puente estremecedor, decidí evadirme y pasar frío en el Palau de la Virreina. Hasta el 29 de septiembre presentan la exposición “This is not a love song” que toma su nombre bien de la primera película transmitida en streaming por Internet simultáneamente que su estreno en el cine (Wikipedia dixit) o bien de la canción de Public Image Ltd (me inclino por esta explicación).

El recorrido, en su mayoría videográfico, intenta trazar una línea genealógica de la relación entre música pop y la videocreación, desde sus inicios hasta una actualidad cuyo rastreo resulta insuficiente (en específico para mí, que esperaba conocer más de la utilización de la imagen en la más reciente actualidad por una cuestión meramente de personal research).

Independientemente de si la exposición resulta incompleta o no (y allí los musicólogos, videólogos y melómanos sabrán más que yo), disfruté bastante de la exposición con todo y que no me preparé con bufanda, chaquetón y guantes para aguantar el espantoso frío de ese recinto multisalas.

Sigue leyendo

NOCHES ROJAS EN EL PROSTÍBULO POÉTICO DE BARCELONA

Publicado en Letras, arte y ficios

prost9Una noche en el Prostíbulo Poético es para no olvidarse nunca. Es algo que no puedes probar sólo una vez. Es un circo de tres pistas, como bien dice su directora, dueña y regente, Madame Taxi: recital, cabaret, happening. Es un evento literario ambientado en un burdel del siglo pasado cuyas poetas, a manera de prostitutas, venden sus poemas y recitan en privado lo que sus noches inquietas les provocan.

La ficha vale 1€. Somos putas baratas. Así está la crisis…

En este prostíbulo hay vino, hay putas, hay piel y deseo. Hay mucha literatura, literatura como nunca antes se había presentado. Ni siquiera en esta cosmopolita ciudad europea. Hay sexo, porque todos y todas somos criaturas apasionadas. La diferencia entre nosotros y el mundo real es que aquí hablamos de ello, aquí creamos sin vergüenza y nos recreamos en el placer de la música, la carne y la palabra.

El origen de este formato se remonta a 2008. La neoyorquina Stephanie Berger gestó la idea en la ciudad de los rascacielos y una de sus chicas la trajo a Barcelona. La idea crece. Las putas vienen, las putas se van. Actualmente, el Prostíbulo Poético lleva 5 libros publicados. La antología Libro Rojo reúne los mejores textos de quienes han pasado por este trabajo.

marealuzYo me uní al Prostíbulo Poético hace poco, como becaria y aprendiz. Tantos años de estudio y trabajo para seguir siendo becaria. Aunque debo admitir que el informal uniforme de este curro es fantástico: medias de rejilla, corsé y joyas. Tirito desde el momento en que me pongo la primera media.

En el burdel soy Marea, y voy allí de vez en cuando, cuando no estoy navegando. Marea, puta de barco, Sherezade de los mil y un mares. Con y por ella comparto con los clientes del prostíbulo algunas cosas que han salido desde dentro de mi cuerpo y mis sensaciones. Algo como esto.

 

El Prostíbulo Poético, cada sábado de junio en el Teatreneu de Barcelona. Más info haciendo clic en el banner:

295520_4108264959926_1390496017_n

JORDI COROMINAS, VIAJE AL MANICOMIO DE LA CORDURA EN 600 VERSOS

Publicado en Letras, arte y ficios

jordigafas

Una de las armas del Gran Hermano, en la novela 1984 de George Orwell, es la reescritura de la Historia, la supresión de los hechos a favor de la clase dirigente. “Ignorancia es fuerza” era uno de los lemas de la sociedad orwelliana. Una sociedad que no recuerda su pasado, no tiene posibilidad de actuar en el presente para cambiar su futuro. 

El olvido es el punto central del más reciente poemario del escritor Jordi Corominas, Los lotófagos (Ed. Versos y Reversos, 2013). En este poema único, compuesto por 600 versos, Corominas juega con la imagen de un aeropuerto. La sala de espera aparece como un limbo mental donde los viajeros, adictos a la flor de loto e inmersos en una pasividad exasperante, olvidan a dónde van porque no saben de dónde vienen. 

Después de una decena de libros escritos y editados entre poesía, ensayo, cuento y novela, Jordi Corominas domina la palabra como arma y herramienta. Quizá por esto resulta fácil que nuestro encuentro se convierta más en una sesión de desmadejamiento, que en una de simples preguntas y respuestas. Me cuenta que no le gusta aburrirse, y que por eso se inventó este “artefacto llamado Loopoesía”. En él, el poema se presenta con imágenes, música y utilería con el fin de llevar al público a un viaje escénico de posibilidades tanto absurdas como analíticas. 

El autor, también intérprete, confiesa hacerlo porque cree que en poesía todo estaba ya muy visto. De esta manera, una presentación de Jordi Corominas es, para el espectador, un ejercicio de acrobacia mental. Incluso por momentos, una gran incógnita. Mientras que, para el poeta, Loopoesía es un periplo personal a través de sus propias reflexiones, emociones y obsesiones.

Los lotófagos de tu poemario representan a una sociedad que olvida. ¿Te parece que hemos caído en una especie de cinismo?
La sociedad de los lotófagos sí, es súper cínica. Son una metáfora de gente que vive en lugares a los que nos hemos acostumbrado y de los que somos incapaces de salir. Traficando con el olvido trafican con los sentimientos. Hacen que muchas cosas que emocionaban a la gente del pasado, porque lo conocían, ya no tengan valor. Y esto es porque quienes dirigen el cotarro quieren que no tenga valor. Se puede relacionar con el olvido de la Historia y por lo tanto, de lo que nos ha llevado hasta aquí. 

QUOTEScuerdos ¿Vivimos actualmente en una sociedad negligente?
Bueno, también hay mucha mas solidaridad a 
partir de la crisis. Pero sí que también es negligente. No sólo desde lo obvio que son los políticos, sino también desde las mismas personas que son afectadas por lo que hacen ellos. Hay un individualismo tan salvaje y tan bien vendido e inculcado, que impide que la gente quiera implicarse con los demás. Es lamentable. Hay una crítica muy fuerte en el poema a la pasividad. Y ser activo no significa estar tuiteando cosas, como yo también hago. Tienes que intervenir. Pero no sólo es una crítica a la sociedad de hoy sino también a las de ayer. El olvido es cíclico.

Sigue leyendo

ALICIA Y PETRA, ETERNAS PENITENTES

Alicia, Margarita y SegioQué grande es Petra Delicado, detective audaz, irónica, sensible e idealista. Pero más grande aún es su creadora, la escritora Alicia Giménez Bartlett.

Ayer, en el marco del festival de novela criminal, BCNegra 2013, tuve la oportunidad de asistir a la charla con la escritora. Participaba también su amiga Margarita García Gómez, inspectora del Cuerpo Nacional de Policía de España, y el escritor Sergio Vila-Sanjuán.

El gran sentido del humor y la deliciosa ironía de Giménez Bartlett hicieron del evento un deleite. Aquí rescato unas cuantas perlas y reflexiones extraídas de la conferencia, tanto de la novela, el célebre personaje, el hecho de ser mujer, y la literatura en general.

Sigue leyendo

LA BARCELONA OLVIDADA DE STEFANIE KREMSER

 

Calle_de_los_olvidadosHace poco leí que en las mejores novelas del llamado género negro lo que menos importa es el “muerto” en cuestión. Y puede que ése sea el caso de Calle de los Olvidados, de Stefanie Kremser. Me parece arriesgado que se afirme –aunque entiendo por qué– que la autora continúa con la tradición de Vázquez Montalbán. Pero sobre todo, entiendo que esto aparezca en el texto de la contraportada. Hay que vender. Y Vázquez Montalbán es un buen anzuelo.

Si es cierto lo que otro colega escritor me decía, ahora hay una atención dramática centrada en la Barcelona oscura. Ésa que intentó desvelar González Iñárritu en su filme Biutiful, y que tan lejana es a la absurda caricatura que vendió Woody Allen al extranjero, con tópicos tan burdos como la spanish guitar y un latin lover en el cuerpo –también– de Javier Bardem. Que ni catalán es, cabe decirlo. Pues según mi colega, existe una tendencia de la industria a crear un género “negro mediterráneo”, tal y como ya se hizo con Escandinavia tras el éxito comercial de la vacua trilogía Millenium.

Quizá lo más original de la novela de Kremser es que la heroína sea una mujer. No es la única novela que la tiene. Ya Agatha Christie nos había legado mujeres valientes, inteligentes y capaces de resolver crímenes atroces. Pero no cabe duda de que los detectives suelen siempre ser varones. En el caso de Calle de los Olvidados, Anna Silber, la protagonista, se nos muestra como una mujer curiosa, valiente e impulsiva a la vez que frágil, coqueta y solitaria. Es una periodista de viajes, hija de catalana y alemán, recién llegada a Barcelona. Como en el mejor de los tópicos, carga una pena consigo que la sumerge en una búsqueda de su identidad y sus raíces en una ciudad desconocida. Aunque con lo primero que se tope sea con un cadáver.

El mayor acierto de la novela de Kremser es la crítica feroz que hace a la especulación inmobiliaria. La autora se pasea por todas las clases sociales, por todo tipo de calles, edificios y viviendas del centro de esta ciudad variopinta. Hace un dibujo de sus habitantes: los catalanes de toda la vida, los europeos que hacen de ella su balneario, las mafias y los inmigrantes extracomunitarios que buscan aquí su tierra de las oportunidades. Todo esto mientras desvela la identidad de un asesino en serie que ejecuta a manera de venganza personal a un personaje de cada gueto.

Kremser no intenta dar sermones, ni cifras. En este sentido, no comete los errores de un periodista venido a novelista. Y logra retratar una Barcelona cruda, sucia y demoledora que se transforma y renueva sin miramientos. Una ciudad que no se toca el corazón cuando debe sacrificar a los suyos para seguir posando guapa para las tarjetas postales.

Al leer la novela, me pregunté varias veces si mi visión tan diferente de la ciudad tiene que ver con que la autora y yo tengamos procedencias tan distintas (Alemania y México). Kremser vive en Barcelona hace unos diez años. En los agradecimientos, incluso menciona que ha sido despojada de su complejo de guiri. No obstante, a pesar de que la autora busca desmitificar en su libro la Barcelona postal, no hace más que recurrir a los tópicos para describirla. Incluso, en alguna ocasión, volví las páginas para mirar la fecha de publicación, porque me parecía estar leyendo una guía turística de los noventa. Supongo que Kremser intentaba reflejar lo caduco de esta visión. Sin embargo, es víctima de su propio intento. Al menos, quizá a los ojos de otra residente de la misma ciudad.

Eso, sumado a que la trama del asesinato aporta apenas un poco más de lo que aportaría un capítulo de C.S.I. Miami al género negro; o que el modo en cómo la heroína se involucra en una investigación policial y caza al asesino, resulta a veces forzado e inverosímil; hacen de esta novela una lectura simple y fácilmente imaginable en un guión de peliculón dominguero.