Acerca de doble.aire

Actualmente me dedico a comunicar, pensar y a mantenerme con vida. Mientras, puedo también a escribir. I currently dedicate my time to communications, thinking, and keeping myself alive. In the meantime, I can also write.

#ReferéndumCatalán – Los números y la democracia

El partido de Puigdemont no me representa y no está interesado en representarme.

El partido de Rajoy tampoco me representa. No me ha representado jamás y mucho menos desde que gobierna el Estado español.

Ambos grupos son partidarios de recortar los derechos básicos de la sociedad como son salud, educación, vivienda y libertad de expresión. Ambos partidos han preferido rescatar bancos que apoyar cultura, ciencia o deporte. Ambos han usado la fuerza contra la población civil cuando lo han considerado “necesario”. Lo vimos en 2011. Lo hemos visto ayer.

Siendo así, me encuentro políticamente en un lugar “gris” (o quizá, más bien “blanco”), en el que las opciones de participación son prácticamente nulas. Curiosamente, en este espacio criticado por las fuerzas políticas/sociales que se empeñan en que se elija un color, no estoy sola. Aquí hay gente cuya no-participación ha sido decidida para no legitimar un referéndum de naturaleza democrática cuestionable. Aquí hay gente que había decidido votar ‘no’, como apoyo al hecho democrático. Y también hay gente que votó de último minuto ayer para apoyar a sus vecinos, para legitimar no el ‘procés’ de Puigdemont, sino el derecho a la libre expresión, y para así deslegitimar al gobierno represor del PP.

Todos y cada uno de los votos y no-votos son ahora parte de una estadística que Rajoy y Puigdemont utilizarán para el beneficio de sus causas políticas/ideológicas.

¿Que no sería válido utilizar estos resultados para declarar una independencia? No. Sería antidemocrático y democracia es lo que han venido defendiendo todos desde todos los colores políticos/sociales, incluso el “gris”.

¿Que el PP utilizará estos números para comenzar a hacer campaña electoral? Sí. Y tampoco será válido. Y también nos dejará a los “grises/blancos” en el limbo de la representación. No solos, ya no, pero sin voz real. Como inmigrantes en su propia tierra.

Los números que nos quedan a nosotros son los de los heridos en las cargas policiales de ayer, la invasión de los últimos días a Barcelona por parte de los miles de efectivos policiales, las cientos de personas en distintos puntos de España que han condenado la represión violenta del PP en Catalunya, las numerosas colas para votar, los vecinos de la cacerolada, los mensajes y llamadas -de nuevo- para saber si “estás bien”.

Estos números son los nuestros. Los de la gente que quiere vivir tranquila, en paz, con derechos básicos garantizados y, en el caso de Catalunya como en el de cualquier otro pueblo del planeta, con el respeto a ejercer el derecho a decidir su futuro en un marco de completa democracia.

Anuncios

JORNADA DE REFLEXIÓN · Hay que ser español para ser un catalán independiente

 

 

APUNTES SOBRE LA DEMOCRACIA DE CARA AL REFERÉNDUM DEL 1 DE OCTUBRE DE 2017 POR LA INDEPENDENCIA DE CATALUNYA

Barcelona. 30 de septiembre de 2017.

I. Hay que ser español para poder ser un catalán independiente
II. España para los españoles, Catalunya para los catalanes. ¿Y el resto?
III. Un voto real en un referéndum real en una democracia real

*

I. Hay que ser español para poder ser un catalán independiente

La última vez que me detuve a hablar con un miembro de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), saliendo de la estación de metro Fabra i Puig en Barcelona, me dijo prácticamente lo mismo que ya me habían dicho otros miembros de la ANC en anteriores ocasiones: los inmigrantes no podrán votar en el referéndum, pero os irá mejor en una Catalunya independiente. Si lo pasáis mal ahora, es por culpa de la Ley de Extranjería, específicó, y ésta es del Estado español. Ese señor con el que hablé, además me preguntó cuántos años llevaba yo viviendo aquí. “Si llevas más de diez años aquí, ¿por qué no te sacas la nacionalidad española ya?”. Os imaginaréis lo perpleja que me quedé cuando un catalán que pretende mejorar mis condiciones de vida, me manda a hacerme la nacionalidad con el Estado al que acaba de acusar del causante de todas mis desgracias.

Así las cosas.

Los inmigrantes extracomunitarios en España y Catalunya vivimos en el fuego cruzado. A veces somos los que levantamos esta tierra, haciendo el trabajo duro que, todos sabemos, nadie quiere -o nadie quería hasta que hubo crisis y de repente ya todos querían limpiar casas y cuidar ancianos enfermos-. Otras veces somos la mayor preocupación de la ciudadanía, ya que con nuestras costumbres de “bad hombres” como bien nos llamó Trump, venimos a desestablizar la tranquila y civilizada convivencia de los nacidos en el Primer Mundo.

Así las cosas.

Los inmigrantes extracomunitarios tenemos que cumplir una serie de reglas y requisitos para renovar nuestros carnets de residencia cada tantos años. Los que “más fácil” lo tenemos, somos los de las excolonias españolas. Nosotros adquirimos el derecho a solicitar la nacionalidad española tras dos años de residencia y trabajo en el territorio español. Importante aclarar que esto no significa que te la den. Repito: se adquiere el derecho a solicitarla, que es básicamente el derecho a pedir una “cita previa”. Por su parte, los ciudadanos de otros territorios fuera de la UE tienen que esperar para obtener el derecho a solicitar la cita previa muchos años más. Animaos a conversar con vuestros vecinos chinos, senegaleses, turcos o pakistaníes. Luego, haced cuentas sobre todo lo que uno puede cambiar, hacer y deshacer en esa cantidad de años, mismos que se pueden resumir en la frase “toda una vida”. Así que, mientras vamos sumando derechos de a poquito, los inmigrantes tenemos que cumplir toda la serie de obligaciones que tienen los ciudadanos con pasaporte español; aunque con consecuencias más graves si quebrantamos esas leyes, por supuesto.

La cosa es que, a pesar de que, desde la organización del referéndum del 1° de octubre parecen tener muy claras las injusticias y desigualdades de la Ley de Extranjería española, los años de residencia y trabajo continuado en territorio catalán no están siendo considerados para la participación. Como requisitos para votar hay que tener el pasaporte español (vuelta a la ironía) y tener “condición política de catalán”. ¿A qué se refiere esto? Hasta donde se nos ha explicado por parte de la organización, podría votar una persona de nacionalidad española y empadronada en Catalunya. Así que, ejemplificando, una persona española empadronada desde hace un año en Barcelona, tendría más derecho a decidir sobre el futuro de Catalunya que yo, que llevo más de diez años aquí. Esto me lleva a concluir que, si es que acaso hubo alguien de PDeCAT, ERC, CUP, ANC u Òmnium Cultural, a quien se le ocurrió poner la condición política de inmigrante en Catalunya sobre la mesa, seguramente recibió las mismas respuestas que yo:

a. Ya lo decidiremos cuando nos independicemos.

b. Que se saquen la nacionalidad española.

 

II. España para los españoles, Catalunya para los catalanes. ¿Y el resto?

En mi opinión, este procés se resume en “España para los españoles” y “Catalunya para los catalanes”. También en mi opinión, las naciones y los pueblos tienen el derecho a su autodeterminación. Y creo también, en la democracia, a pesar de que su perfección sea tan imposible de alcanzar como, digamos, para un periodista la completa objetividad. No obstante, su búsqueda debe estar siempre presente, debe ser un objetivo permanente, especialmente a la hora de plantear cuestiones de participación social. Como un referéndum.

Sigue leyendo

¿Residente o visitante? Crónica multicultural del #Cruilla2017

Desde hace algunas semanas colaboro con el portal La Réplica, lo que ha supuesto un lujazo a la vez que una enorme responsabilidad. Mis colaboraciones giran en torno a temas de actualidad relacionados con América Latina. Así bien, anteriormente he escrito sobre el escándalo de espionaje a periodistas y activistas en México. Y sobre las deportaciones masivas de pandilleros de la Mara Salvatrucha a El Salvador.

El día de hoy, me publican una reflexión nacida en el Festival Cruïlla de Barcelona, a partir de un encuentro totalmente inesperado, con Atréve-te-te como música de fondo.

Un fragmento:

Justo cuando Residente comenzó su famosa “Cumbia de los Aburridos” yo ya me había entregado al pasado urbano reciente de América Latina. Mis piernas también. Y en un momento de respiro, escuché: “¿Eres Ale Oseguera?”.

Me sorprendió sobremanera no reconocer el rostro de mi apelante: un chaval joven, moreno, de cabello corto y un poco más alto que yo. “¿Quién eres tú?”, le pregunté. Me contó que me había visto recitar en el CCCB, en el marco del Poetry Slam Barcelona. Que había escuchado mi “poema de la niña”, dijo, y que había comprado mi libro. Que le había encantado. Me dijo que ese poema le recordaba mucho sus raíces. “Yo nací aquí pero mi familia es de Perú”, me contó. Y ese poema, que habla de una joven que corre entre la abundante vegetación de la selva, que corta cocos y mangos, y que cambia lanza por fusil, le recordaba a su madre, a su hermana, a su abuela, y a todas las mujeres que habían luchado para que él pudiera estar hoy ahí, a mi lado, pegando saltos mientras Residente ya cantaba “Esto es una fiesta de locos / pero yo soy el único que no estoy loco”.

La crónica completa aquí: http://lareplica.es/residente-visitante-barcelona-cruilla-cultures/

El Poema de Malai (Corre)

Corre, salta, cruza el río,
rompe una rama,
vuela de liana en liana.
Eres la niña salvaje,
dos rayas en la cara y
la pluma de un ave rara
que no sabes nombrar.

Corre, salta, cruza el río,
rompe una rama,
construye una lanza
y sal a cazar jabalíes,
sal a pescar,
trepa palmeras,
corta cocos, mangos, madera
y baila…
baila…
Baila bajo el monzón.

Corre, salta,
que todo es entrenamiento para la vida,
para la guerra.
La vida es la guerra y para ganarla
hay que vivir las batallas,
defender la tierra,
esa tierra, niña, que tú
cultivabas,
la que te alimentaba,
con la que pintabas las dos rayas de tu cara.

Sigue leyendo

Lágrimas, sangre y metal: Exquirla en el Festival Cruïlla 2017

Foto de @victrooll

 

Mientras exista debemos aprovechar a Exquirla. Mientras exista; porque esta colaboración entre dos proyectos musicales que parecía que no tenían sitio para hermanarse, no tiene un destino fijo ni propuesta atemporal. Y así como han llegado, inesperadamente, también a ellos les ha llegado inesperadamente la acogida de un público hambriento de sonidos nuevos e intensos.

El grupo madrileño de postrock/postmetal, Toundra, ya tenían un público entregado. Éste se congregó a disfrutarlos hace dos años en el Festival Cruïlla de Barcelona, donde no cesó en ningún momento el headbanging. Este 2017 repitieron con Exquirla en la cita catalana del verano, en donde fueron de nuevo bien recibidos por los seguidores comprometidos con el género que los vio nacer, pero también con sus nuevos adeptos, como yo, que hemos sido enamorados por su cara más poética.

Sigue leyendo

TORMENTA DE TIERRA – #SantJordi2017

Qué alegría poder compartir la edición mexicana de mi poemario “Tormenta de Tierra”. Este libro se publicó este mismo año por la editorial La Zonámbula, después de haber sido publicado en España por Ed. Neopàtria en 2016. Tras mi paso por México el pasado mes, me he traído a Barcelona unos cuanto ejemplares para los que estén interesados en mi trabajo poético.

Para el Día de Sant Jordi / Día del Libro /23 de abril, estaré firmando este libro en el stand de mi querida librería “Sons of Gutenberg”. Estaremos en la Plaça de la Vila de Gràcia de 12 a 14hrs.

También firmaré la antología Libro Rojo volumen 8, que publica el colectivo Prostíbulo Poético y en el que se incluyen tres de mis textos más recientes. Será en la parada de la editorial 66RPM en Pg. de Sant Joan #76. De 17 a 18 hrs.

Espero que sea una gran jornada llena de letras, libros, flores, abrazos y cariño. Este es uno de mis días favoritos del año. Me alegra poder celebrarlo con dos libros bajo el brazo.

¡Los espero!

 

ENREDADERA

Esta es la segunda (o tercera) versión de este texto poético. Lo estoy adaptando al contenido de una novela que estoy escribiendo. Me gusta cuando escribo cosas sobre mí que pueden también describir lo que sienten mis personajes…  

ENREDADERA

Hay algo en el sonido de las flores que no nos atrevemos a descubrir.
Hay algo en el aullido del lobo,
cuando no hay luna que nos proteja,
que deseamos no descifrar.
Aúllo desde las cenizas de un cigarrillo interminado
el miedo que siento en las noches sin estrellas.
¿Por qué no podemos parar?
Te pido, amigo, que me hagas un espacio en el fondo del abismo
donde nadie pueda encontrarme,
en donde nadie pueda escribir acertijos en las palmas de mis manos.

Sigue leyendo