43

43

1, 2, 3.

Eran 43 y los mataron.


Una larga lista de nombres

sumada a otros cientos y millones

de velas sin entierro

de cadáveres sin cementerio

de madres con la frente en la cruz.

 

4, 5, 6.

Le arrancaron los ojos

y le quitaron la piel del rostro

y no, no es metáfora

Le sacaron los ojos

y le arrancaron la piel del rostro.

Él había ido a estudiar.

 

7, 8, 9, 10

de la mañana

y yo me levanto

nada más para abrir los diarios

y hacer sumas y restas

álgebra con cifras sin respuesta.

 

11, 12, 13

¡Encuentre la maldita equis!

Siempre la puta equis.

¿Quién los mató?

¿Por qué los mató?

¿Quién va a pagar por esto?

¿Cuánto vale una vida

que nada cuesta quitar?

 

¿14, 15, 16? ¡17!

Éste es mi país y ésta es mi gente”

Donde un presidente ordena:

Mátalos en caliente”:

¿Cuánta ganancia genera

el monopolio absurdo de la violencia.

la masificación de la tortura,

la ampliación de la fosa común para

18, 19, 20?

¡Y echa al fuego diez cuerpos más,

que al fin y al cabo aquí todo da igual!

 

30, 31, 32, 33.

Da lo mismo eso que cuatrocientos veintiséis.

Si al muerto de hoy, lo tapa el de mañana.

Si es hombre, si es mujer, si es niño, si es una vaca.

Aquí la vida no vale nada.

 

 

34, 35, 36,

que te mate el Ébola si vives en África

que te mate la malaria si estás en Asia

que te metan una bala si te unes a la manifestación.

Eres un rebelde, eres una rata.

¿En quién vas a confiar si aquí nadie tiene alma?

 

A ti te persigue la muerte

y va vestida con el traje de policía

no lleva placa ni identificación

pero tú la conoces,

tiene el nombre de tu actual gobernador.

 

 

¿Y qué haces tú?

Montas la revolución desde tu ataúd.

Perdón, desde tu ordenador.

¿Y para qué?

Para no ser el

37, el 38, el 39

y poder salir a la calle

y tomarte un café

y meterte unas rayas

y vivir la modernidad de este siglo XXI

que tiene olor a trasto viejo

a libro de Historia podrido y añejo

a lecciones de clase

escritas con sangre,

la sangre de 40, 41, 42.

 

Eran 43

y están muertos,

tan muertos como quienes los mataron.

Anuncios

3 pensamientos en “43

  1. Híjole. Qué crudo. Muchas veces frente a este tema se me atoran las palabras en la garganta. Por miedo a que no sean las precisas… por miedo a que no sean las necesarias… por miedo a que enreden más cuando pretenden conciliar, entender, paliar…

    ¡Abrazotes!

  2. Que fuerte y pensar que aquí ya nos estamos acostumbrando a estos sucesos, al grado tal de que ya los vemos, los oímos, los comentamos sin profundizar como debiéramos hacerlo, que lastima ……

  3. no conocía tus letras, hasta ayer que escuche en una escuela, donde fue representado por un grupo de estudiantes, fue bastante fuerte, a mas de uno se nos escurrieron las lagrimas ante tanta violencia, que lastimosamente ya nada nos asombra, ante tanta barbarie tanto de los malos, como de los que no deberían ser los malos. Un abrazo enorme para ti, un Hermano Mexicano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s