CÍRCULOS

CIRCULOS

De pie en los extremos del círculo. Mirando al frente. Nos movemos en curva de un punto a otro. En la circunferencia. Siempre pensando en el centro. El círculo de vueltas para que no nos encontremos. Para que nos abandonemos.

En el centro hay un pozo. Otro círculo. Negro. Como el de mis ojos. Un círculo en el que podría hundirme si me atreviera a desenterrar al muerto, a desahogar al que no respira, a mimar las caricias. Tu voz me pide lejana que lo reanime. Y yo miento, me hago pasar por occisa.

Nuestros pasos son cortos y precavidos, los de un par de cobardes heridos. De vida. Nos da envidia el que baila, el que saliva, el que salta de línea en línea. Te sugieres desde mi punta. Y dismulas. Las manos en los bolsillos, el labio encendido, un cuello frío de sudor esquivo. Y aparentas.

El círculo es una cuerda tensa bajo los pies. Si nos movemos, creemos que el mundo se puede caer. Pero es mentira. Hay vida después de la vida y el amor sólo lastima. Nos creemos inmortales, eternos, par de pedantes sin riesgo. Cobardes.

Nos movemos en círculos porque si no, nos veríamos la cara. Caeríamos en el negro, el de tus ojos, mis ojos, en el vacío. Descenderíamos al abismo, cuerda alrededor del cuello, sin sudor ni frío, ni líneas imaginarias, ni diámetros de distancia, ni responsabilidades inventadas.

No, no seremos inmortales. Y no, no habrá nada de qué presumir ni de qué jactarse. No habrá más que cadáveres. El tuyo y el mío, pendiendo, pendientes, al centro, flotando en el pozo. Muertos. De amor, sí. Pero eternamente muertos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s