HERIDAS DE GUERRA (para Grund Magazine)

IMG_3666

IMG_3638 En febrero del año 2012 hice una promesa. Prometí contar una historia. Lo hice después de preguntar “¿y qué se puede hacer?”. Se la hice a alguien que intentaba dedicarse al periodismo. Una persona que repite el documental, sobre una guerra que vivió su padre, todos las tardes de todos los días del año en el bar que administra. Para que el mundo se entere, para que la Historia no se olvide.

IMG_3687Es difícil olvidar algo tan doloroso cuando se construye a partir de las cenizas del dolor. Phonsavan nace de una muerte, crece con su cadáveres, y se construye con las armas de su propia destrucción. Se reproduce gracias a que la vida sigue, por inercia. Es imposible no saber qué es una guerra cuando el techo de tu casa, el plato en el que comes, la silla en la que te sientas, están hechas de metal de proyectiles y bombas desactivadas. Es difícil mirar el horizonte, unas montañas verdes, espesas imponentes, unos picos que tocan y penetran el cielo, una tierra roja y fértil, y no quedar paralizado por su belleza, sino por el miedo que te provocan.

Cuando conocí a Milan, le pedí que me contara la historia y la de su ciudad. Nos sentamos en la mesa de su bar diminuto. Él fumaba, cigarrillo tras cigarrillo.Yo bebía té de gengibre, recuerdo. Hacía mucho frío. Él hablaba lejos de la grabadora, y yo, a veces con vergüenza, a veces con ahínco, se la acercaba más y más a la voz. Sabía que debía registrar aquello, porque era tan abrumador que no podía ser digerido al momento

Y le dije que escribiría sobre esto, que intentaría que el mundo conociese su historia. El bombardeo a Laos ha sido una de las injusticias más tremendas en la historia de la humanidad. En mi caso, una que pude ver de cerca, con la única opción de hablar de ello, a quien pueda y quiera escucharlo. Ojalá sean muchos, porque al menos,

Sé que la publicación de este artículo es tardía. Ha sido culpa mía en parte, pero también debo decir que han sido escasos los interesados en este tema. Que no es un tema de actualidad, que Laos está muy lejos, que muy pocos podrían ubicarlo en el mapa, eso es lo que me han dado a entender las constantes negativas con las que me topé cuando intenté colocarlo en algún medio de comunicación. Tanto en España como en México. Sin embargo, creo que nunca es tarde para repasar la historia e intentar entender el mundo en el que vivimos. Laos no está tan lejos.

PHONSAVAN, LAOS: LA HERIDA ABIERTA DE UNA GUERRA QUE NO FUE, publicado en el No. 3 de la revista -ahora virtual- Grund Magazine (página 14 del documento PDF, 26 real).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s