JUGANDO A ESCONDIDAS EN EL CHINO

Tuppers chino

Jugando a escondidas en el Chino.
En el pasillo de los tuppers me he perdido.

El dependiente me llama.
No le voy a atender.
La última vez intentó
la última vez intentó
la última vez intentó
venderme un gato refulgente
una libreta de rayas
dos sartenes.

Caen tornillos
que no me hacen servir,
prefiero seguir aquí:
jugando a escondidas en el Chino.

Señoras que buscan maquillaje
vigilan a los niños
que se divierten con encajes
y los familiares
quieren hablar conmigo
porque no quiero pagar
porque me dan ganas de escapar
porque prefiero
prefiero
prefiero
prefiero jugar a escondidas en el Chino.

El dependiente me llama,
no le voy a atender
la última vez
intentó venderme un secador de pelo
y se lo compré.

Y ya sabes como me quedo,
en estado epiléptico
cuando vengo a comprar aquí,
por eso prefiero venir así
con cara de maniquí,
a jugar a escondidas en el Chino.

(Una parodia del poema Jugando a la Oui-ja con el dymo, de Belén Almendro, ¡guapa!)

Anuncios

2 pensamientos en “JUGANDO A ESCONDIDAS EN EL CHINO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s