UN ANCIANO MIRA UN ESCAPARATE

viejo2

¿Qué me entristece?

Me entristece una persona que mira un escaparate. Sobre todo si es una persona mayor. 

Más aún si es un hombre. 

Para las mujeres, ver escaparates es normal. Es casi un vicio. 

Pero si es un hombre… 

La mirada de un hombre ante el escaparate es un anhelo, un deseo quimérico e inalcanzado.

Algo que debía ser.

Es el peso del trabajo insuficiente, de la responsabilidad antropológica, de la herencia de sus propias leyes. 

La nostalgia de la fantasía. 

La imposibilidad de un hombre frente a un cristal, con el reflejo escrupuloso de sus arrugas y su impotencia, es la ruina.

El vacío 

Y es lo más triste que me ha tocado ver en la vida. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s