LA BARCELONA OLVIDADA DE STEFANIE KREMSER

 

Calle_de_los_olvidadosHace poco leí que en las mejores novelas del llamado género negro lo que menos importa es el “muerto” en cuestión. Y puede que ése sea el caso de Calle de los Olvidados, de Stefanie Kremser. Me parece arriesgado que se afirme –aunque entiendo por qué– que la autora continúa con la tradición de Vázquez Montalbán. Pero sobre todo, entiendo que esto aparezca en el texto de la contraportada. Hay que vender. Y Vázquez Montalbán es un buen anzuelo.

Si es cierto lo que otro colega escritor me decía, ahora hay una atención dramática centrada en la Barcelona oscura. Ésa que intentó desvelar González Iñárritu en su filme Biutiful, y que tan lejana es a la absurda caricatura que vendió Woody Allen al extranjero, con tópicos tan burdos como la spanish guitar y un latin lover en el cuerpo –también– de Javier Bardem. Que ni catalán es, cabe decirlo. Pues según mi colega, existe una tendencia de la industria a crear un género “negro mediterráneo”, tal y como ya se hizo con Escandinavia tras el éxito comercial de la vacua trilogía Millenium.

Quizá lo más original de la novela de Kremser es que la heroína sea una mujer. No es la única novela que la tiene. Ya Agatha Christie nos había legado mujeres valientes, inteligentes y capaces de resolver crímenes atroces. Pero no cabe duda de que los detectives suelen siempre ser varones. En el caso de Calle de los Olvidados, Anna Silber, la protagonista, se nos muestra como una mujer curiosa, valiente e impulsiva a la vez que frágil, coqueta y solitaria. Es una periodista de viajes, hija de catalana y alemán, recién llegada a Barcelona. Como en el mejor de los tópicos, carga una pena consigo que la sumerge en una búsqueda de su identidad y sus raíces en una ciudad desconocida. Aunque con lo primero que se tope sea con un cadáver.

El mayor acierto de la novela de Kremser es la crítica feroz que hace a la especulación inmobiliaria. La autora se pasea por todas las clases sociales, por todo tipo de calles, edificios y viviendas del centro de esta ciudad variopinta. Hace un dibujo de sus habitantes: los catalanes de toda la vida, los europeos que hacen de ella su balneario, las mafias y los inmigrantes extracomunitarios que buscan aquí su tierra de las oportunidades. Todo esto mientras desvela la identidad de un asesino en serie que ejecuta a manera de venganza personal a un personaje de cada gueto.

Kremser no intenta dar sermones, ni cifras. En este sentido, no comete los errores de un periodista venido a novelista. Y logra retratar una Barcelona cruda, sucia y demoledora que se transforma y renueva sin miramientos. Una ciudad que no se toca el corazón cuando debe sacrificar a los suyos para seguir posando guapa para las tarjetas postales.

Al leer la novela, me pregunté varias veces si mi visión tan diferente de la ciudad tiene que ver con que la autora y yo tengamos procedencias tan distintas (Alemania y México). Kremser vive en Barcelona hace unos diez años. En los agradecimientos, incluso menciona que ha sido despojada de su complejo de guiri. No obstante, a pesar de que la autora busca desmitificar en su libro la Barcelona postal, no hace más que recurrir a los tópicos para describirla. Incluso, en alguna ocasión, volví las páginas para mirar la fecha de publicación, porque me parecía estar leyendo una guía turística de los noventa. Supongo que Kremser intentaba reflejar lo caduco de esta visión. Sin embargo, es víctima de su propio intento. Al menos, quizá a los ojos de otra residente de la misma ciudad.

Eso, sumado a que la trama del asesinato aporta apenas un poco más de lo que aportaría un capítulo de C.S.I. Miami al género negro; o que el modo en cómo la heroína se involucra en una investigación policial y caza al asesino, resulta a veces forzado e inverosímil; hacen de esta novela una lectura simple y fácilmente imaginable en un guión de peliculón dominguero.

Anuncios

3 pensamientos en “LA BARCELONA OLVIDADA DE STEFANIE KREMSER

  1. Vaya, punzante análisis. La sonoridad del nombre de la autora (Stefanie Kremser… Stefanie Meyer… Meyer… Morton… Larsson…), sumado a una portada sórdida, un título posmoderno y una editorial en busca de un émulo del éxito fácil (Edhasa, tras los pasos de Destino) explican el porqué de este volumen. Que todo indica que ese colega al que mencionas tiene razón: esta operación comercial no deja de ser una estrategia para posicionar a Barna como la nueva capital negra de Europa (al menos de sureuropa, esperando que sucumba Stockholm). Por cierto, no nos olvidemos de la gran Petra Delicado, detective mujer, barcelonesa y con dos buenos ovarios ahí bien puesticos, creación de la Giménez Bartlett, personaje y autora –ambas dos– lejos de cualquier postal a la venta en algún chiringuito de la Rambla.

  2. Es esta una novela que nunca me sedujo mientras lo intentaba apoyada en la mesa de novedades y con tu crítica (aunque no tengo ni idea de tus gustos o preferencias) pareces haber confirmado que el desinterés tenía razones aunque no se me dieran a conocer. Gracias por ahorrarme el dispendio y el tiempo.
    En lo que no estoy de acuerdo es en lo de etiquetar a BCN como la nueva capital negra etc etc. En Barcelona existe, desde antes de que los nórdicos se disfrazaran de vikingos ilustrados para invadir nuestras librerías, una gran tradición cultural en torno a la novela negra y con raices poderosas y profundas; para nada es arribista y a lo que jueguen las editoriales simpre será a arrimarse al mejor árbol y ahora toca novela negra: todo lo que lleve este machambro se vende y hasta los más negados escriben y publican, pero bueno, está claro que no es oro todo lo dorado.
    Un abrazo

  3. Conozco bastante bien el barrio donde se centra la novela, y la imagen que ofrece me parece bastante ajustada a la realidad.
    La alusión a Vázquez Montalbán apunta (sin el más mínimo atisbo de duda porque la escribí yo) a la tradición catalana del realismo que ya desde los cincuenta ofrecía la cara de la Barcelona menos grata al régimen (González Ledesma, Paco Candel, Antonio Rabinad…). La elección de MVM, en este contexto, se explica sola.
    Obviamente no comparto el juicio final. Y, FC, lo de Edhasa tras los pasos de Destino… no va en serio, ¿verdad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s