SOÑÉ QUE ROBABA TU COCHE

Estaba en Portugal de nuevo porque mi amiga Sole iba a casarse de nuevo. Otra vez con Miguel. Ya no había tanta emoción como la primera vez, así que me aburría mucho esperando a que Sole saliera de hacerse la depilación y sus múltiples tratamientos de belleza y peinados de ensayo. Intentaba distraerme haciendo una especie de abecedario de vinilo para pegar en algún sitio. En algún momento venía mi padre y lo pateaba. Yo me sentía triste.

Después me acordaba de ti. Me recriminé no haberme acordado antes. Creo que intenté llamarte pero no me contestaste. Tu coche estaba aparcado cerca del salón de belleza. Era verde y muy viejo. Las llaves estaban puestas y lo cogí sin permiso. En el sueño podía conducir, pero lo único que hacía era llevarlo a otro parking, muy sucio y lleno de lodo. Todos los coches eran muy viejos, como de hace treinta años. Y estaban oxidados como si hubiesen resistido mil lluvias ácidas. Mi hermana iba conmigo en el coche. Ahora íbamos en un volkswagen azul. Y se reía de lo mal que conducía yo porque no podía estacionar “de batería”. 

Al final volvíamos al peluquero, pero yo me quedaba sentada en un jardín que había al lado de la vía del tren, en Benfica, frente a unos edificios que se parecían a donde vives. Y descubría, al verla asomada en un balcón, que Estrella era mi vecina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s