✼ La perfecta humanidad

“…pero la línea de actuación poseerá la misma inspiración que gracias a la Red y el contacto persona a persona ha terminado con milones de intermediarios El político sin ideología o ideología cosmética hace tiempo que se halla entre nosotros. Sin lastres ideológicos, responden más apropiadamente a las manifestaciones, agitaciones y movimientos sin ideología.”

Tomado del artículo “Bienvenidos a un mundo sin certezas”
de Vicente Verdú, publicado en El País el 18 de febrero de 2011.

 

Estamos ante un reagrupamiento de la humanidad.

Este nuevo orden está basado en creencias nuevas, nuevas ideologías que se están inventando ahora. Los ideólogos serán los constructores e inventores de objetos materiales que sirvan a una necesidad básica (supervivencia). Actualmente, sirven a la comunicación -“…y no es casual que los inventos que mejor caracterizan estos primeros años del siglo XXI sean, por encima de todo, los referidos a las tecnologías de la comunicación”, dice Verdú-. Sus escribas los cineastas, artistas, pintores, periodistas, cronistas y fotógrafos, que a su vez, reinterpretan la ideología que leen y transmiten su conocimiento de una manera democrática. Cada persona se siente líder de opinión  porque tiene un público masivo que hoy en día le es permitido gracias a internet.

Las nuevas sociedades están formándose, y las que sobrevivirán serán las que

1. Primero logren reunirse. En este sentido se podría augurar que serán las sociedades tenológicas gracias a la rapidez de los flujos de comunicación e información.

2. Las más aptas al entorno. Darwinismo social. El uso de la tecnología y la creación de la misma como adaptación en el medio, como un brazo extra, mecánico, un robot de nosotros mismos, el súperhombre, el Evangelion.

Hacia allí va la humanidad. Ése es el curso de su camino, la búsqueda de la perfección, la misma que ha partido del hecho de creer que no somos perfectos. ¿Qué tal si lo somos? ¿Qué tal si cada enfermedad, cada sentimiento, cada comportamiento, es parte del todo, de una perfección con la que ya nacemos? No hay pecado original. Éste es el paraíso y vivimos con Dios. Dios está aquí. En realidad, el pecado original es este vicio de creernos imperfectos.

El ser humano tendría tiempo de alcanzar su perfección si no fuese porque ahora quien decide los finales de los ciclos con más ímpetu es la misma Tierra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s