✼ Tan lejos como una vez al mes

A se encuentra con C una vez al mes, sobre todo si baja la temperatura. Y A ya no se acuerda de él, y C menos. Pero algo entiende ella del aire, y siente que C no se ha ido nunca, aunque ya no lo reconozca, ni siquiera lo mire. Y C sabe que su vida podría haber sido diferente a la que quería. Y sabe que quizá sería más grande y más dolorosa. Sabe que él eligió no estar allí. O que llego tarde. Y sabe que todo fue cuestión de tiempos. Lo sabe, pero no se acuerda. Por eso, una vez al mes, cuando se topa con A, siente calor, mucho calor. El que le faltó, el que le deben. Y a A le falta eso, lo que a C todavía le mueve. A A no le falta el combustible, le sobra el frío. Y por eso A y C se (des)encuentran una vez al mes, para sentir que estuvieron perdidos, violentados, ofuscados y completamente (in)completos.

(Y aún en la compañía se preguntan: ¿Dónde estás?)

Anuncios

Un pensamiento en “✼ Tan lejos como una vez al mes

  1. Hay tantas letras que se desencuentran de vez en cuando… Yo sé mucho de otras letras, de la M por ejemplo. Como siempre he existido en las eMes me creo que las cosas pasan cada seis meses o tres, no cada mes, y con el caer de las hojas, que no es lo mismo que el frío. Hay muchas vidas aunque pocos vivos. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s