✼ ¿Hasta dónde te dejas tocar?

Dicen que los mejores amigos que haces en la vida son los del bachillerato, que los demás son colegas, relaciones laborales, contactos. ¿Es que en la adolescencia nos abrimos tanto que reforzamos a golpes nuestras relaciones sociales? ¿Entre más adultos nos hacemos, nos volvemos más reservados, paranoicos y precavidos? Si actualmente somos tan celosos de nuestra privacidad, ¿dónde está el límite entre ser el dueño de mi vida y único controlador de mi destino, y ser una hoja tan en blanco, tan nula y tan vacía que se adapta a todos y todo renunciando siempre a lo anterior y por ende a sí mismo?

El miedo marca el límite personal, la barrera, (el escudo AT). Pero al ser un zóon politikon, ¿cómo encontramos el balance si ya no confiamos ni en nuestra sombra?

¿Hasta qué punto están dispuestos los individuos a modificar su rutina diaria por influencia de un agente externo (aka alguien a quien apenas conoce)? ¿Cuán ajustadas y estrictas son las agendas individuales que permiten la entrada a nuevas experiencias, nuevas aventuras, nuevas decepciones y malos ratos en nuevas compañías?

Ilustremos el caso: Yo conozco a alguien, poco, qué sé yo, por amigos en común, en una fiesta, en una clase de francés, hay buen rollo, química personal (que no sexual), ¿cuándo sé que puedo tomarme la libertad de pedirle ayuda en un momento de crisis? O no nos pongamos tan dramáticos, ¿cómo sé que es el momento de invitarle por un helado dominguero?

Y poniéndonos del otro lado, ¿cuándo es esto un abuso de confianza? ¿Cómo distingo si estoy yo rendid@ a mis propios complejos e inseguridades que la idea de que alguien me saque de mi rutina diaria me parece una perturbación grosera?

Me pregunto si es de verdad tan bueno para el enriquecimiento vivencial el hecho de crear campos tan delimitados y seguros. ¿Por qué habría yo de querer un strawberry fields forever perfectamente enmarcado para mí sol@ cuando puedo irme a recorrer el campo abierto de la mano de alguien nuevo y diferente?

Según las reglas de las buenas costumbres, ¿cómo funciona esto de “Tu libertad termina donde empieza la del otro”? ¿Cuándo es “educado” invitar a alguien por un helado? ¿Cuándo y cómo sé que si estoy llorando a las 3 de la mañana puedo llamarle a Persona X sin que ésta no vuelva a cogerme el teléfono nunca más porque le asustó toda mi basura interna? Yo tengo un montón de basura, kilos de mierda. Igual que Persona X, igual que todos. ¿Entonces? (Puede ser que X no sea un antipátic@ egoísta, sino simplemente no puede ni consigo mismo. Sí, lo acepto. ¿Pero por qué Persona X no acepta la ayuda de alguien más para salir de su hoyo? Vuelta a empezar…)

¿Por qué la gente se asusta si los invitas a una travesía? ¿Por qué piensan que tienes un interés escondido, que sólo te l@s quieres follar, que estás enamorad@, que estás planeando utilizarle?

¿Tenemos tanto miedo a que nos lastimen? ¿O es que simplemente nos volvemos mucho más exigentes con quienes dejamos entrar?

Yo me pierdo. ¿Hay parámetros? Yo tengo los míos, que no son ley ni regla. Y tú, ¿hasta dónde te dejas tú tocar? ¿cuándo?


· Apéndice ·
Quédate en tu huerto de 30 m2. Yo me voy a ver el mundo… y a comer helado en la playa.
Anuncios

7 pensamientos en “✼ ¿Hasta dónde te dejas tocar?

  1. Ñam, ñam, ñam, ¿helado? ¿Alguien sería capaz de negarse a un helado?

    (Por cierto, las vibraciones personales se contagian. Demostrado más de mil veces. Es más fácil que alguien se preste a reír con un@ que a llorar junt@s. E mú naturá. Hay que comprenderlo. ¿No?)

    Hasta luego, Lucas

  2. Creo que tenemos miedo. Tenemos miedo de ser heridos, de no encajar, de ser incomprendidos. Y nunca puedes saber como reaccionará la otra persona cuando decides contar con ella. Personalmente creo que es algo que se puede intuír, y esto depende del momento en muchas ocasiones. Lo que si tengo claro es que hay que ser uno mismo para que las personas sepan que pueden esperar. Si no les gustas, no les volverás a ver o hablar, pero si no es así, pueden llegar a ser grandes amigos.

    Yo me dejo tocar hasta lo más profundo de mi ser. Sucede cuando lo permito, y esto a su vez pasa cuando siento que puedo confiar… la confianza es la base, aunque pueda también ser un error, porque NUNCA se sabe en quien se puede confiar, pero es gratificante hacerlo corriendo los riesgos que están implicados.

  3. Antes que nada nena, deberías tener una columna. :D
    Es exactamente este tipo de cuestionamiento el que se hace cada persona todos los momentos cruciales cuando se tiene que arriesgar y parecer vulnerable…
    -invitar a alguien por un helado es un momento crucial- Es el principio de una historia y también la posibilidad de modificar tu agenda personal. (yupi!)
    -La nieve sorpresa es la mejor nieve, la que no pensaste en comer en la mañana especialmente si hay un sabor diferente
    Deja de pensarlo, la nieve la tienes que tomar con la persona que esta a un lado o se puede derretir. Si tienes que ir a buscarla, y hace calor, se va a derretir. No compres la nieve todavía y no te cuestiones el sabor. ¿La textura de la nieve tiene que ver con el sabor? Particularmente me gusta la nieve de mango con tajin…
    Mi mamá diría la gente no mejora, refina… esa, entre muchas otras frases populares que mi mamá dice todo el tiempo aplica para también para la nieve :D
    Después de unos años crees y estas convencido que la nieve que te gusta es la mejor nieve, pero, realmente es la mejor? who knows
    mientras tanto tienes que ser nieveflexible muajajaja que tal si no quieres un barquillo? ¿qué tal si lo que quieres es una malteada, o un café con nieve? o unos tacos al pastor?
    espera… de que va tu post? lo releeré
    ah si, mi nieve favorita es la de mango con chile :D (sin albur)
    y cuando quieras vamos por una nieve
    cuidaos nena, te quiero.
    E.

  4. Hola!
    Mis mejores amistades y relaciones las he hecho de adulta, no en la adolescencia… quizá por mi carácter introvertido que ha ido mutando con el tiempo.

    P.D. Te he conocido a través de Yenodeblog. Un saludo. Volveré a pasar ;)

  5. La nieve sorpresa es la mejor nieve… me encanta esa frase Star, gracias…

    Gracias por acompañarme en mi paseo con helado…

  6. También es una situación cultural. En las grandes ciudades del hemisferio norte, la gente es prácticamente hermética, no así en el sur. En fronteras y costas la gente suele ser menos estrecha y más solidaria.

    Me he dado cuenta que las personas aprecian mucho más su propia escala de valores que la posibilidad de ir a la aventura. Y que también esto va por edades y por sexos. Las mujeres maduras quieren hacer amistades rápidas, las mujeres jóvenes desean un círculo cerrado y privilegiado. Los hombres mayores buscamos una estabilidad emocional, más que un compromiso, los jóvenes: pasarlo bien, vivir el momento.

    Llevo daños queriéndo entender la fórmula anterior y creo que no falla. Por ejemplo, una chica de Madrid no cambiará la rutina con su grupo de amigas aunque esté podrida de ellas, teniendo como alternativa conocer a gente nueva. En el mismo molde y consecuencias, un grupo de amigos consideraría una afrenta seria que uno de sus miembros quiera conocer a más gente. No cabe duda que los viajes ilustran.

    ¡Saludos!

  7. Hasta donde te dejes tocar tú. No toco si no me invitan, pero para invitarme hace falta bien poco, apenas un temblor de pestaña.
    Hacer amigos en Bcn no es tan complicado.
    La nieve con sorpresa sólida es la que más gusta a Calvin & Hobbes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s