✼ ¿Nos han quitado las ganas de soñar?

Estoy mirando a Eri Asai dormir plácidamente. Envuelta en la colcha, respirando muy delicadamente, en una habitación de luz fluorescente.

Yo la veo porque soy un punto de vista conceptual. Murakami me ha convertido en eso: un punto de vista conceptual, como si yo fuese una cámara de video, el lente de esa cámara, lo que capta y registra, su punto de vista conceptual.

·

Como en la tradicional experiencia de la literatura, yo me imagino a Eri Asai mientras leo lo que ella hace y lo que soy yo. Y en el intento de darle un cuerpo y unas facciones a un personaje que sólo existe en letras y palabras, recuerdo que estamos en Japón. Es decir, que esta histora transcurre en Japón. Y que los japoneses tienen los ojos rasgados.

Vuelta a empezar…

Entre una cosa y otra, me parece que la Eri Asai que se inventó Murakami se parece a Rei Ayanami. Y no… Rei Ayanami no tiene los ojos rasgados… pero es japonesa.

Rei Ayanami de la serie Neon Genesis Evangelion de Yoshiyuki Sadamoto

Rei Ayanami de la serie Neon Genesis Evangelion de Yoshiyuki Sadamoto

Alguna vez leí todo un análisis de por qué los japoneses dibujan a las personas con los ojos grandes. Era durante la carrera, en una asignatura llamada Semiótica Aplicada (¿cómo se llamaba la profesora? ¿Ingrid? ¿Y no tenía un novio biker?). Había teorías de todo tipo. De hecho, aún las hay. Me puse a investigar y se sigue hablando de: “los japoneses tienen la creencia de que los ojos son la ventana del alma, y como están acomplejados por sus ojos pequeños, dibujan lo que quisieran ser y tener: ventanas del alma más amplias”.

Para mí resulta todo un pasatiempo (y obviamente una profesión) el analizar a una sociedad a partir de sus productos culturales. Además, teniendo amigos otakus era imposible no maravillarse por la cultura japonesa, por los símbolos, la historia, los significados y significantes. Fue prácticamente en este momento de mi vida donde di rienda suelta a ese pequeño otaku que todos llevamos dentro (incluso intenté entrarle a los juegos de rol sin éxito alguno) y que yo mantenía en secreto mientras veía Evangelion, Saber Marionette J y Cowboy Bebop en el canal Locomotion (que transmitió en América Latina por cable hasta 2005).

Después de la alta exposición que últimamente he tenido a documentales, conversaciones, películas y lecturas anti-sistema, pienso que (in)dependientemente de las ventanas y los complejos, los japoneses sí que sabían a quiénes le iban a vender su producto cultural: a quienes tienen la pasta. ¿Y quiénes tienen la pasta? En su mayoría, los de los grandes ventanales.

Hoy por hoy, tantas y tantas teorías y textos de la profesora “Ingrid” han terminado en un costado de mi cabeza. En el centro hay un pensamiento que describe el gran negocio detrás del anime y del manga. Grandes series como Pokémon, Dragon Ball y todos los demás, son generadores de dinero. Los ojos redondos, pues, son parte de esas estrategias de economía divergente y de globalización monetaria.

Ahora, si nos remontamos al origen, supongo que esto de el-huevo-o-la-gallina vuelve a aplicar. Yo preferiría creer que imperó en un inicio una cuestión incluso metafísica en el tema de los ojos. Pero aquí es donde se abren las apuestas.

Mi ecuación, generada la noche que terminé de leer la novela After Dark de Haruki Murakami, de imaginarme a Eri Asai (una de sus protagonistas) como Rei Ayanami, y de recordar mi segundo año de carrera, resulta como sigue:

Economía = desencanto de la realidad.

Me pregunto pues, ¿la economía nos ha quitado las ganas de soñar? ¿O simplemente se trata de elegir bando, de escoger cuál historia queremos creer?

¿Cuál vamos a creer?


· Apéndice ·
Altamente recomendable es la literatura de Haruki Murakami, una especie de neo-realismo mágico-tecnológico-urbano. Si bien ésta no es su mejor obra, es un libro que refleja su propuesta de una realidad que no por ser real deja de ser misteriosa, mágica, inestable y onírica. Aquí les dejo un comentario.
· PS ·
Después de años y años, hace unos meses tuve un reencuentro con la serie Neon Genesis Evangelion. Sigo impresionada. Si alguien se apunta a una discusión sobre ésta, avísenme.
Anuncios

8 pensamientos en “✼ ¿Nos han quitado las ganas de soñar?

  1. Encantada de conocerte, Ale!! Por Facebook me he enterado del interés que genera tu blog y no he podido resistirme a echar un vistazo… Me ha gustado mucho este post, primero, porque soy una otaku crónica (mangaka en mis tiempos de instituto); segundo, porque le das un enfoque muy interesante, tanto desde el punto de vista psicológico y social, además del efecto que tiene el sistema ecónomico en todo esto.

    A mí también me llamó la atención el tema de los ojos grandes desde el primer momento, como explicas, simbolizan “laas ventanasdel alma”, y el estilo manga tiene la capacidad de reflejar la realidad de forma idealizada, realista o deformada (según la forma de pensar del autor).

    En cuanto al tema de la influencia que tiene la economía en todo esto, me acuerdo del dicho: “¿Qué hace una persona con mucho dinero y nada de imaginación? Absolutamente nada”. En el caso contrario, aún es posible dar a conocer la creatividad de uno por diversos medios (como son los blogs), pero a gran escala también son necesarios los medios económicos (por mucho ‘inri’ que dé XD ); por algo existen las editoriales. los productores o los anuncios… En fin, cuestión de equilibrio, es una pena que una buena obra no se dé a conocer lo suficiente por falta de pasta, o que los intereses económicos eclipsen las buenas ideas.

    Mi blog es http://ecologismoliterario.wordpress.com, cuyo lema es “toda idea y pensamiento es susceptible de ser reciclada en material literario”. También tengo una sección de enlaces literarios, si te parece bien, voy a incluir tu blog.

    Saludos
    Zilniya – Ecologismo Literario

    • Claro, hay muchos puntos para dialogar acerca del papel de la economía en el desarrollo de la cultura. Hay muchos casos que podemos mencionar de grandes autores de lo que sea que han respondido a intereses económicos y/o políticos. Leni Riefenstahl, un ejemplo.

      Siguiendo con el ambiente manga-anime, puedo citar de nuevo a Evangelion. Quienes han seguido la serie, podrán haberse dado cuenta del cambio en el ritmo de la serie conforme ésta va aercándose el final. Hay planos estáticos mientras todo sucede con diálogos. Estamos casi prácticamente viendo “cuadros”, de hecho, es tal cual la experiencia de “escuchar un cómic”. Me parece bastante innovadora la técnica del autor para seguir contando su historia y su mensaje. Un mensaje bastante arrollador, bastante complejo, que con imagen estática y sonido, resulta incluso perturbador. ¡Y es genial? Una de las razones por las cuales hay este cambio en Evangelion es justamente el recorte de presupuesto que les hizo el estudio Gainax, según he leído.

      La creatividad, creo yo, es independiente del monto que se te asigne para crear. Supongo entonces que el problema radica en aquellas producciones “creativas” que no reciben fondos y las presencia un mínimo de personas. ¿Estaríamos hablando de que estas producciones son de menos calidad? ¿o simplemente tienen más mala suerte de la que tuvieron Van Gogh o Stieg Larsson?

      (Por cierto, Zilniya, gracias por añadir mi blog a tu listado de enlaces! )

  2. Gran post, me acordé de muchas cosas, !Locomotion! que buen canal que hace rato se esfumó de mi memoria. También me acordé de la edición de TusQuets de After Dark donde guardé un par de anotaciones que ya es hora de sacar para un post, con Murakami tienes razón, hay que adoptar una actitud de cámara con el obturador bien abierto.

    También me hiciste recordar un fragmento Chupi lerendi de Murakami de El pájaro que da cuerda al mundo y del que hice un post hace un tiempo.

    ¿Por qué me gustan las medusas? No lo sé. Las encuentro bonitas. Antes, mientras las miraba, he pensado una cosa. Escucha, lo que nosotros vemos es sólo una pequeña parte del mundo. Damos por hecho que esto es el mundo, pero no es del todo cierto. El verdadero mundo está en un lugar más oscuro, más profundo, y en su mayor parte lo ocupan criaturas como las medusas. Eso nosotros lo olvidamos. ¿No te parece? Dos terceras partes del planeta son océanos y lo que nosotros podemos ver con nuestros ojos no pasa de ser la superficie del mar, la piel. De lo que verdaderamente hay debajo no sabemos nada.

    Saludos

  3. Kiubo Ale!

    Mmmm, me tocas en lo más profundo con el post, el manga y Murakami :-P.

    Respecto a lo de que los ojos grandes va en relación a que el producto fuera exportable fuera de Japón, no estoy muy seguro. Deberíamos saber cuándo se publicó el primer manga y cómo tenían los ojos. Que yo recuerde, las ilustraciones mediavales japonesas tenían los ojos rasgados, así que lo de los ojos redondos y grandes nació seguramente con el manga moderno. Me imagino que este empezaría después de la II Guerra Mundial y, en ese momento, Japón estaba ocupado por los americanos. Quizás más que buscar llegar al público occidental, lo que pasa es que se copió en cierta forma un modelo occidental, adaptándolo gráficamente y en los géneros a la cultura japonesa, pero manteniendo este rasgo físico de ojos grandes.

    ¿Alguien conoce a algún japonés? ¿Se habrán cuestionado ellos tanto esto de los ojos grandes? ¿Nos lo podría aclarar algún autóctono / a?

    Y por lo que hace a Murakami, casi estoy acabando ya el libro de relatos, sólo me falta por leer “After Dark”, así que ya me lo prestarás :-)

    Murakami escribe metáforas, los primeros libros son más “normales”, más al uso podríamos decir. Tienen algún elemento fantástico, pero la trama es bastante real. En los últimos libros esto no pasa, se va intensificando. Si lees al Murakami más moderno (Crónica del pájaro que da cuerda al mundo o Kafka en la orilla), todo prácticamente son elementos fantásticos y no hay un personaje medianamente “normal”. Cuesta más de entender si no has leído algo más “liviano” como “Sputnik, mi amor”, en el que te das cuenta de que el hecho fantástico es una metáfora. Murakami no te cuenta una historia en sí, te genera sentimientos con lo que te cuenta.

    En fin, me alegra leerte y postearte ;-)

    Beso!

  4. En cuanto al origen del manga como lo conocemos de hoy, hay varias referencias. Está el ukiyo-e, el arte de los grabados japoneses que surgió en el siglo XVII, los cuales resultaban más económicos que los cuadros pintados.

    El manga más parecido al que conocemos ahora se hizo popular después de la II Guerra Mundial, por la influencia occidental, pero también por ser un tipo de entretenimiento barato en época de posguerra y como evasión después del trauma que supuso la rendición nipona.

    Acerca de cuando surgieron los ojos grandes en el dibujo, os recomiendo que leáis acerca de Osamu Tezuka (“Astroboy”, “La princesa caballero”) (http://es.wikipedia.org/wiki/Osamu_Tezuka).

  5. Hola Zilniya,

    En la versión en inglés de la Wikipedia indica esto:

    The distinctive “large eyes” style of Japanese animation was invented by Tezuka,[2] drawing inspirations on cartoons of the time such as Betty Boop and Walt Disney’s Bambi and Mickey Mouse.

    Me parece probable, aunque permitidme que no me tome muy al pie de la letra la información de la wikipedia, y menos si es en inglés y para decir que los copiaron a ellos :-)

    De todas formas, encaja al estar ocupado Japón tras la II Guerra Mundial por tropas americanas. La influencia occidental sería muy grande en esa época.

    He visto que eres de Ibiza en tu blog, casualmente en mi piso compartido está ahora una amiga de mi compañera de piso que es de allí :-D

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s