✼ Me, myself, my politicians and my I-God

Anoche, en la sede del partido catalán Esquerra Republicana, los brazos del candidato Oriol Junqueras eran elevados por dos de sus colegas cual héroe anacrónico de alguna revolución social. Mientras caían los aplausos, él sonreía y agradecía a los presentes y votantes por haberle conseguido un sitio en el Parlamento Europeo.

·

Los rituales políticos en materia de celebración me hacen pensar en los vítores de mítines de obreros, de reuniones sindicalistas, del comunisimo (o “Comunismo”) de la primera mitad del siglo pasado. Los candidatos-a-lo-que-sea de hoy siguen repitiendo aquellas escenas de lucha obrera, hoy sustituidas por otras luchas: las económicas-multiempresariales (quizá, o entre otras).

¿Qué hacen los héroes de las revoluciones políticas de hoy? ¿Los grandes líderes con un buen discurso, mucha verborrea y los ideales bien puestos en los bolsillos de los pantalones?

El escepticismo se ha expandido en gran parte de la población mundial (me atrevo a incluir a Europa aquí porque el abstencionismo europeo ha sido considerable y eso que hablamos de un “Primer Mundo” cívicamente educado y conciente). E incluso, hay escepticismo con todo tipo de causas, incluso a nivel ONG… ¿cómo sabemos que no nos están engañando con el tema de la solidaridad?

Los héroes como Rajoy, como Oriol Junqueras, como el mismo Zapatero y Andrés Manuel López Obrador, repiten esos rituales impulsados por un equipo de trabajo que ya no nos es oculto. Ahora, la mayoría de los votantes ya sabemos que los políticos no actúan solos, que hay alianzas, que hay compra-venta de promesas. Pero también, que a pesar de este trabajo colectivo que no es más anónimo, sabemos que ya nadie es líder de un interés común.

La permeabilidad del interés individual (estimulado por un sistema de I-pods, I-macs, I-selfs) ha logrado estar tan arraigada en la conciencia que incluso nosotros mismos sabemos que lo más seguro es que, por esa individualidad exacerbada, el político de turno traicione las ideas más socialistas y populistas por tener una casa más grande, una cuenta de banco en algún paraíso fiscal, o por conservarse con vida y salud.

Por eso el abstencionismo, y por eso es que me parece anacrónico que le hayan levantado los brazos a Oriol Junqueras. Porque ya no hay líderes y salvadores, porque los héroes de hoy son tan falsos como sus promesas, son insignes de la parafernalia, salvadores de sí mismos, y repetidores de los grandes y anacrónicos rituales que exaltaban la esperanza y la fe, reminisecencias de las gestas obreras, de los gestos post-revolución, de las victorias contadas, éstos de hoy son víctimas de un sistema inventado por sus padres, sus abuelos, sus desconocidos ex-militantes, los héroes de antier.

Ahora ya nada es un triunfo, porque mientras no haya fe en uno mismo no hay victorias y no hay continuidad. Y hoy, ya nadie tiene fe mas que en su propio I-God.


· Apéndice ·
El PiratParteit (Partido Pirata) de Suecia ha conseguido un escaño el Parlamento Europeo y se ha convertido en la quinta fuerza política del país. Enhorabuena para la sociedad de la información y la comunicación y transmisión de información p2p. España ya intentó tener su partido pirata sin éxito.
Más info en El País.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s